Presentación: El ánimo y las ideas que nos mueven

Este blog nace bajo la invocación de las musas Clío y Mnemósine. En la mitología griega, a Clío, cuya imagen ilustra la portada del blog, le fueron atribuidas las artes de la historia y la poesía heroica. Además era conocida también como la musa de la creatividad. Por su parte, a Mnemósinese la consideraba la guardiana de la memoria y el lenguaje, asignándosele la invención de palabras y la memorización para preservar la historia de la comunidad.

Historia. Ninguna mirada a los acontecimientos y procesos pasados o presentes está libre de alguna suerte de parcialidad o subjetividad. Desde el momento en que se selecciona un tema y se margina otro, o se utilizan unas y no otras fuentes, ya se está estableciendo algún tipo de filtro. Ninguna representación del pasado es inocente. Sin embargo, ello no debería obstar para pretender la máxima fidelidad posible si no a la Verdad intocable y con mayúsculas, sí a diferentes verdades. En asuntos complejos -y, por citar los clásicos, complejo es lo que Durkheim denominó hecho social y Mauss hecho social total– la Verdad absoluta no existe ni existirá: ni está ni se la espera. Por eso hay que ser conscientes de los límites y los sesgos de toda actividad intelectual, y hacerlos explícitos con honestidad.

evolucion historia

No hace falta adscribirse a una idea de cientificidad de la historia, equiparando ésta a las “ciencias duras”, para subrayar la especificidad del conocimiento histórico: su búsqueda incansable, incompleta y a la postre revisable, de verdades socialmente relevantes. Lo que algunos epistemólogos de la historia denominan operación historiográfica está conformada por un conjunto de reglas y procedimientos formales y racionales que tienen como misión construir un relato histórico controlado y verosímil de los hechos y fenómenos del pasado más remoto o más próximo, que, según sea la inspiración teórica, proponga una explicación/interpretación/comprensión de los mismos. A lo que habría que añadir la citada autorreflexividad del investigador. En este sentido, los historiadores se mueven muchas veces en un precario equilibrio entre una subjetividad espontánea imposible de reprimir y una necesaria toma de distancia crítica para poder realizar un trabajo historiográfico o “científico” solvente. El problema no es tanto involucrarse, apasionarse o incluso juzgar a los personajes o los contextos que se estudian, cuanto hacer sibilinamente trampas con ocultas, espurias y nunca declaradas intenciones. La historia siempre es para alguien (incluso para uno mismo) y no es ajena a las relaciones de poder/saber.

torre de marfil

Los impulsores de este blog son ciudadanos e historiadores con orientaciones, criterios e identidades muy variadas, que desconfían de las proclamas de historia objetiva o “científica” cuando simplemente es la cáscara de la mediocridad para seguir mirando para otro lado, que curiosamente resulta ser siempre el de los “vencedores”. Por eso hacen suyo el pensamiento del maestro Marc Bloch: “La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero quizá es igualmente vano esforzarse por comprender el pasado, si no se sabe nada del presente”. Por mucho que se pretenda, el historiador no vive en una torre de marfil y contribuye a la formación de una conciencia histórica, de una memoria colectiva, plural e inevitablemente conflictiva que atraviesa el conjunto de la sociedad. En este sentido, constatamos que, hoy tal vez más que hace unos años, hay un claro intento de que muchas partes de la historia se reinterpreten oportunistamente, se difuminen socialmente o desaparezcan culturalmente. Y este temor se acrecienta con la naturalización de la posverdad o, llanamente,  con el recurso a la mentira y la manipulación como una variable significativa del discurso en la esfera pública. La exigencia de rigor y claridad nunca ha sido tan urgente: la actual es, en buena medida, una nueva época de combates por la historia, por decirlo con la clásica expresión de Lucien Febvre en un contexto netamente diferente. Como ha dicho la distinguida historiadora panameño-norteamericana Lynn Hunt en su último libro, la historia importa “now more than ever”.

Los promotores de este blog no proponen ni avalan jerarquía alguna, ni establecida ni por establecer. Simplemente se plantean ser parte de una necesaria comunidad global de debate e intercambio interdisciplinar basada en la horizontalidad dialógica, y en la que lo principal sea la fuerza de los argumentos y no la posición institucional que ocupe la persona que esté detrás de ellos. Esta vocación libertaria de “abajo hacia arriba” es, creemos, nuestro principal activo, y por eso participamos en el blog de profesores a bibliotecarios, de juniors a seniors, de catedráticos de universidad (jubilados) a profesores de educación secundaria, de profesores titulares o asociados en diversas universidades europeas a periodistas, opositores y estudiantes.

fosa comun

Memoria. Mucho se ha escrito sobre las relaciones entre historia y memoria, de las relaciones de conflicto y dependencia que las vinculan. Desde un punto de vista que hacemos nuestro, no se trata hoy de reivindicar la memoria en contra de la historia, ni la historia en contra de la memoria, sino de reconocer sus diferencias fundamentales y, también, de mostrar la compleja relación que las une. En este sentido, compartimos las reflexiones del historiador francés Roger Chartier cuando sostiene que “la historia nunca puede olvidar los derechos de una memoria, que es una insurgencia contra la falsificación o la negación de lo que fue”, es decir, contra aquellas fuerzas poderosas que pretenden que desaparezcan las víctimas de la historia o minimizar su sufrimiento. Así pues, la historia debe atender a las demandas de memoria y, con su exigencia de verdad, rigor y método, apaciguar, mediante el reconocimiento, “los infinitos dolores que dejó en nuestro presente un pasado a menudo injusto y cruel”.

Los promotores de este blog son conscientes de que la irrefrenable democratización del conocimiento del pasado desafía y cuestiona muchos de los moldes académicos tradicionales asentados en un real o supuesto saber experto de unos pocos. En este escenario, la historia no solo puede y debe aprender de la memoria, sino también, como ha señalado el historiador italiano Enzo Traverso, la historia puede y debe examinar y someter a la memoria a “un proceso de verificación objetiva, empírica, documental y fáctica, señalando, si fuera necesario, sus contradicciones y sus trampas”.

El saber histórico y social de hoy es constitutivamente multiparadigmático, en el que compiten/colaboran diversas orientaciones y metodologías. En consecuencia, este blog está abierto a que se expresen en él los diferentes giros o virajes (turns) en la historiografía y la teoría social, de los más clásicos a los más recientes. Lo que sí rechazamos es el negacionismo burdo y falaz que blanquea las dictaduras y las conculcaciones de los Derechos Humanos. El presente blog, como no puede ser de otro modo, está y estará en perpetua construcción. Como Penélope, su función -nada mítica en nuestro caso- es tejer y destejer la historia.

 

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: